Ikebana

agosto 1, 2007

Ikebana es el nombre que recibe el arreglo floral japonés.

Su origen se remonta siglos atrás, cuando se realizaron las primeras ofrendas florales budistas. Desde aquel entonces, el arte del Ikebana ha ido evolucionando y su fama ha rebasado las fronteras de Japón.

El Ikebana no es un simple modo de utilizar las flores como un mero ornamento. Además de su sentido estético, cada arreglo se lleva a cabo con mucho mimo, eligiendo con cuidado todos y cada uno de los elementos que formarán parte de él, cuidando la interacción de estos entre sí y con el entorno. El Ikebana tiene un importante contenido simbólico, una forma de meditación sobre el paso del tiempo y el cambio. Sus orígenes religiosas dotan al Ikebana de un alto contenido espiritual inspirado en la naturaleza.

Los materiales de los que se compone el Ikebana son fundamentalmente las flores, aunque también se pueden usar ramas recién cortadas, hojas, frutos y semillas.

A principios del siglo VII se creó la primera escuela de Ikebana, la escuela de Ono no Imoko, conocida como Ikebono. Posteriormente, surgieron varias escuelas con sus propias características y simbologías.

Las escuelas más conocidas de Ikebana son la escuela Koryu (creada durante el periodo Tokugawa), la escuela Ohara (principios del siglo XX, con un estilo más libre que los aparecidos hasta entonces) y la escuela Sogetsu (1927, que representa al Ikebana más vanguardista).

Respecto a los estilos dentro del Ikebana, destacamos los siguientes:

* Rikka: En principio se trataba de una creación de siete ramas, derivando después en creaciones de nueve e incluso once ramas.

* Shoka: Perfeccionamiento del estilo Rikka, aunque de un estilo más sencillo. Sus construcciones son de tres ramas, generalmente de forma triangular. Representan el cielo, el hombre y la tierra.

* Nageire: Sus características principales son la estructura triangular y la armonía cromática, el resto se deja en manos del creador. Una composición típica de este estilo está formada por una rama larga con flores en la base.

* Moribana: Usado por el creador de la escuela Ohara, rompe con las tradiciones más clásicas. Sigue usando la forma triangular, pero la dota de mayor tridimensionalidad. Cabe destacar el empleo de flores importadas. En las creaciones de este estilo, se hacen divisiones que representan las cuatro estaciones, estando decorada cada una de ellas con las flores que le son propias.

En último lugar, y al margen de los estilos anteriores, cabe mencionar el Zen’ei Ikebana, que se caracteriza por una ruptura total con lo establecido, ganando libertad tanto en las composiciones, como en los materiales (incluyéndose algunos artificiales como el cristal o el plástico).

En España, se fundó en 1991 la primera escuela de Ikebana en Madrid (en el centro de “Arte y Cultura de Japón”) de mano de la maestra Rikako Yano. Mantiene estrechos vínculos con la sede central de la escuela Ikenobo de Rokkakudo.

Para finalizar, una muestra de imágenes albergadas en la wikipedia:

Ikebana1

Ikebana2

Ikebana3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: